Dias de vino (privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Lun Ene 04, 2010 5:13 am

Dionisio se aburria. ¿Por que el dios del vino, anfitrion de las mejores y mas alocadas fiestas se aburria de la condicion que lo precedia? Al cabo de los años todo le resultaba igual de tedioso. Fiestas...desfase..locura...pasion...lujuria..

El dios del vino se sentia solo. Se quedo postrado en su divan de hiedra dorada, sosteniendo a desgana un racimo de uvas que colgaba de sus dedos para comer estas una a una...pero incluso las uvas no le sabian como siempre.

¿Que le pasaba pues?
Queria ver a sus hermanos, a alguno de ellos..necesitaba la compañia de otro igual.
¿Es que no habia nadie en aquel dichoso Olimpo?
Dejo las uvas a un lado y sus manos descansaron sobre su pecho. Llamando a las ninfas ordeno que le cantaran una nana..al menos asi podria conciliar el sueño y quizas su tedio acabaria desvaneciendose.
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Lun Ene 04, 2010 5:39 am

Aquel día se había despertado alegre, como siempre.
Con su natural desenfado y carácter juguetón había estado corriendo por los jardines del olímpico lugar, recogiendo flores y hablando con los animalitos y pajaritos que se congregaban a su alrededor, hasta había tocado un poco la lira para ellos.
Con su gran y radiante sonrisa, había hecho que el Sol brillara aún más, pero el calor reinante poco importaba, porque ni eso lograba menguar la hiperactividad que se había alojado en su menudo y delgaducho cuerpo.
Tras un buen rato de estar tocando canciones para sus amiguitos animales, sintió las ganas de hacer un par de travesuras, y con una pícara mirada, cogió una pelota de entre sus cachivaches y comenzó a patearla de un lado a otro, dirigiéndose con ella a los salones, pese a la prohibición de jugar con ella en donde delicados jarrones y estatuas se erguían elegantemente, decorando la lujosa estancia.
Olvidando por completo los regaños que se había ganado por lo mismo, de una fuerte patada mandó a volar la esfera de goma por los aires, la cual rebotó violentamente contra un pilar y fue a dar dentro de un cuarto, en donde continuó rebotando hasta finalmente dar con una pequeña mesa, volcando una frutera de oro llena de uvas violeta y un cáliz dorado, lleno hasta el borde de vino.
Las uvas rodaron por doquier, mientras ell líquido contenido en la copa rápidamente se derramó por los suelos, salpicando todo a su alcance, incluyendo las relucientes botas doradas de los pies de quien estaba sentado en el trono cercano, y a quien con su juguetona distracción no había visto anteriormente.
Espantado por el daño provocado, cerró los ojos, esperando la regañina y el merecido coscorrón , susurrando una disculpa apenas con un hilito de voz.

- Pe ... perdón, señor!!! Ya limpiaré todo este desastre!! Lo sientooo!!! -
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Lun Ene 04, 2010 6:05 am

La musica de las ninfas dejo de sonar cuando el dios alcanzo el punto culmen del sueño, tras esto las bellas mujeres se retiraron a sus quehaceres. Asi Dionisio pudo alcanzar un breve sueño que se hubiera tornado en largo de no ser por unos ruidos endemoniados que comenzaron a llenar la estancia.

Se sobresalto de inmediato y vio los destrozos causados por una pelotita. Se enfurecio por que rompieran su sueño. Dionisio podia tener un mal despertar.
Se levanto y miro al causante con el ceño fruncido por la ira mas al ver de quien se trataba la dureza de sus facciones se relajaron y solo atino a suspirar resignado.

-Apolito Apolito- canturreo el dios caminando descalzo por el lugar puesto que sus zapatillas habian sido manchadas -Que voy a hacer contigo?- cuestiono con una sonrisa ladeada poniendo una mano sobre la cabeza del menor para revolver sus cabellos -deberia imponerte un castigo- menciono algo autoritario mientras se acariciaba el menton -pero puesto que eres mi hermano lindo, lo dejare solo en que recogas esto..pero con una condicion....que lo hagas cantando...canta algo sobre el dios del vino..el magnetico Bacco- demando el dios cruzandose poco despues de brazos con una franca sonrisa divertida en el rostro.

Al menos, Apolo lo habia logrado sacar del tedio.
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Lun Ene 04, 2010 7:22 am

Una amplia sonrisa apareció dibujada en su rostro al escuchar la conocida voz de su hermano mayor, la cual desapareció al instante, esfumándose al solo oir la palabra "castigo". Por un minuto pensó que en esta ocasión la había librado, pero se equivocó, y sus mejillas se ruborizaron de inmediato al conocer el castigo que debía cumplir por su travesura.
Es cierto que su voz era tan hermosa y dulce como la de un ángel, pero su timidez de cantar sin otro público que sus amiguitos del bosque le causaba un pánico escénico atroz, y lo cierto es que nunca lo había hecho ante alguna persona, pese a que los pocos que habían logrado oirle se lo habían pedido una y otra vez. Por supuesto a que se había negado a todas ellas con miles de excusas, e ingeniosamente había logrado salir del paso aduciendo alguna extraña enfermedad inventada por él a las cuerdas vocales, a la garganta o a las amígdalas. Pero ahora, en esta ocasión no había escapatoria ... tendría que hacerlo, si quería reparar su falta, so pena de evitar un castigo más grande y provocar las iras de un dios.

Suspiró, sin atreverse a mirar el rostro ajeno, y sacando su lira que siempre traía colgada en la espalda, se sentó en el suelo de piernas cruzadas, comenzando a pasear sus finos y albos dedos por las cuerdas del dorado instrumento con forma de arco antes de que un hilo de suave voz brotara hermosa y clara de sus dibujados labios rojos.

- Noches claras y tristes de luna llena
bajo las estrellas llorando tu invitado espera,
un cáliz en su mano lleno de dulce néctar divino
así es como consuelas al enfermo de amor, querido dios del vino.
Sobre cada tentación va escrito tu nombre,
sabes de los pecados y placeres de cada hombre
ofreces alegría inmedita al que sus temores desea olvidar
con tu desenfado de siempre les llevas a un camino de no retornar.
Lujuria, placeres carnales y oscuros deseos también
de tu mano los guías con algo de frialdad y desdén
aquellos de corazón algo sádico, despiadado y cruel,
humanos al fin y al cabo, que te adoran, besando tus labios de miel.


Las últimas notas del instrumento se entremezclaron con las ultimas de aquella melancólica tonada, en que su voz, como protagonista, alcanzó su punto álgido de forma clara, limpia y nítida, como la de un dulce gorrión que trinaba alegremente sobre su rama. Algunos ruiseñores y petirrojos, atraídos por el precioso sonido de su voz, habían entrado tímidamente a la estancia, congregándose muy cerca suyo, mientras picoteaban las uvas regadas por el suelo, mientras que otros aún más osados, habían comenzado a beber el vino derramado sobre el piso marmóleo, limpiando de paso aquella hecatombe causada por el pequeño dios Sol.
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Lun Ene 04, 2010 10:42 pm

Pareció que al dios Sol no le agradaba su castigo…pero ¿Desde cuando estos eran agradables? Dionisio había escuchado una vez la voz de la pequeña divinidad y fue camuflado entre los demás animales. Esta le cautivo de tal manera que cuando tuvo la ocasión la aprovecho con rapidez.
El dios del vino tomo asiento en el diván con cuidado de no manchar sus pies con el vino derramado. Tomo la copa y esta en sus manos volvió a llenarse dispuesta a ser bebida por su creador.

Mientras escuchaba aquella serenata dedicada al propio ego del dios “borracho” fue bebiendo de su cáliz dorado sin apartar la mirada del jovencito.
Así fue como por su poesía cantada descubrió la visión que tenia Apolo de el..bastante acertada tenia que decir..
Esos tiempos fueron buenos pensó soltando un suspiro discreto para luego tomar otro trago embriagante.

Y los pajaritos, gorriones, ruiseñores, petirrojos...se ocuparon de realizar el trabajo que debió haber realizado el de cabellos albinos, mas eso a Dionisio no le importo, estaba sumergido en sus propios pensamientos, escuchando aun en su mente cada estrofa de aquella canción dueña de la voz mas angelical que jamás pudo haber oído.

-Gracias Apolo- dijo incorporándose hasta quedar sentado para mirarlo –espero que ahora en adelante tengas mas cuidado- y tras las palabras aquellas lo llamo ejerciendo un ademán con sus dedos –hacia mucho que no te veía hermano…¿No me vas a dar un abrazo?- cuestiono con una pérfida sonrisa, aunque bien disimulada.
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Jue Ene 07, 2010 7:54 pm

Cuando alzó la vista para mirarlo, con el rostro rojo, encendido de rubor, le dedicó una mirada tal, que de tener en ellos el poder de Zeus le hubiese fulminado en el acto, mientras sus labios murmuraban una pequeña maldición. Ahora, durante ese rato, le caía mal su hermano por haberlo obligado a cantar frente a él y enfrentarlo ante lo que más le avergonzaba.

Ante su pedido, bufó un poco, y sin más remedio, se acercó a su hermano, abrazándolo como con desgano, pero al abrazarlo su disgusto menguó considerablemente, sin embargo, no dejaba de sentirse tan apenado, que al menos en ese ratito le odiaba solo un poquitito nada más.

Pero la frialdad de su mirada y el mínimo de rabia que sentía desaparecieron casi instantáneamente al ver como algunos de sus pajarillos caminaban tambaleándose en sus delgadas patitas, producto del efecto del vino bebido del suelo. Aún abrazado al cuello de Dionisio, observó a un par de ellos yacía sobre el suelo, de espaldas y las alas abiertas, roncando, otro par más trinaban de forma bastante enredada, como cuando habla un borracho, mientras que dos o tres de ellos hacían el sonido como de una especie de hilarante y explosiva risotada. No pudo evitar lanzar una cantarina y melodiosa risa como gorjeo de gorrión, que retumbó por las paredes de la estancia con un suave eco, mas al ver como otro grupito de pajarillos iniciaban lo que era una verdadera bacanal de sexo y alcohol, su rostro se encendió ruborizado en una mezcla entre vergüenza ajena y espanto. Nunca pensó que el vino de Dionisio pudiera causar tales efectos aún entre los animalitos. Rojo de pena, se soltó del cuello de su hermano, corriendo hacia ellos y comenzó a espantarlos, moviendo sus manitas para apremiarlos a salir del recinto.

- Ohh!!! Pajaros pervertidos!! Chuu!!! Chuu!!! Váyanse ya!! Pajaritos desordenados!! Ya hablaré con ustedes por esta mala conducta!! Chuu!! -

Volteó lentamente, mirando a Dionisio con el rostro enrojecido, llevándose ambas manos tras su espalda, mientras cruzaba y jugueteaba con sus deditos tras ella y se mordía el labio inferior. No sabía como disculparse por la conducta de aquellos frágiles seres, de hecho, había comenzado una disculpa, pero su vocesita se hizo un nudo en su garganta, mientras esperaba algún otro castigo.
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Lun Ene 11, 2010 7:25 pm

En esa ocasión el dios del vino se nego a reprimir una carcajada un tanto sarcastica. Le habia dado en el punto debil a Apolo, pero para superar esos miedos, no decian que lo mejor era enfrentarse a ellos? Rodeo los brazos del menor sintiendo ese reconfortamiento durante unos segundos sin importarle nada mas que ese infimo contacto. ¿De cuantos abrazos fraternales habia gozado Dionisio? Desde luego no se contaban entre muchos.

Luego contemplo como el joven dios miraba a sus amigos los pajaritos y como estos bebian del vino derramado y por ende se emborrachaban inevitablemente.
Otra risotada que no pudo controlar, esta se hizo mas fuerte a medida que observaba las reacciones del menor y como los pajaritos disfrutaban en su affair.

-hahahaha vamos dejalos que disfruten, todos necesitamos algo de marcha de vez en cuando Apolo- dijo un tanto ladino levantandose a su vez del lecho.
Se enternecio viendo al peliblanco tan apurado y posando una mano en los cabellos de este los acaricio hundiendo entre sus ebras platinadas las largas y esbeltas falanges.

-ya ya…no te castigare por eso, no tuviste la culpa, cierto?- se inclino y deposito un rapido beso en la punta de la nariz del menor y tras esto se irguió. Con el baculo que reposaba al lado del lecho golpeo el suelo y todo el liquido que aun persistia en el suelo repto por el palo desvaneciendose en el principio de este.

-Me aburro mucho Apolito, y se que tu sabes divertirte, aunque tu concepto de diversión es totalmente opuesto a la mia, me presto a jugar contigo solo si luego juegas conmigo a mis juegos- mostro una sonrisa seductora que fluyo natural asi como sus palabras -¿Qué me dices, hermanito?- finalizo lanzando el baculo hacia atrás de modo que este regreso a su lugar, parado junto al lecho.
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Mar Ene 12, 2010 9:05 pm

Cerró los ojitos cuando sintió la mano de Dionisio revolver sus suaves hebras de plata, aceptando la caricia.
Abriendo los orbes, le miró agradecido de que no lo castigara por la osada conducta de sus amiguitos frente al dios del vino, pero una naciente curiosidad comenzó a germinar en el jovencito, creciendo en él como las ramas de una enredadera que se expandían por lo más oculto de su deseo ... al ver aquella conducta en los pajarillos, quiso saber como el efecto de un líquido de aroma tan dulzón, proveniente de las uvas, pudiera causar alegría espontánea y la pérdida total de la vergüenza.
Le causaba mucha curiosidad que un simple líquido extraído de aquellas uvas que tanto le gustaban, causara aquellos efectos, mientras que las uvas solo causaban el dulce placer al comerlas.Nunca había probado el vino, su padre Zeus se lo había prohibido terminantemente, incluso había dicho una extraña palabra que Apolo no había oído munca antes si Dionisio alguna vez osaba emborracharle ¿Cúal había sido la palabra? ... Aaaah!! Sí ... castrar.
Pero dicen las malas lenguas que lo prohibido llega a gustar aún más, y es exactamente lo que estaba sucediendo en aquel jovencito.
Sus pensamientos quedaron detenidos de golpe por aquel beso en su nariz ... que dulce podía ser su querido hermano cuando de lo proponía ... bueno, precisamente por aquella forma de brusca dulzura es que le quería tanto y de alguna forma buscaba estar a su lado, aunque sea fastidiándolo un rato, como ahora.
Hizo un divertido mohín, arrugando la nariz al sentir el beso, pero prontamente sus ojos posaron su azul mirada curiosa sobre el líquido granate que iba desapareciendo a medida que el báculo lo absorbía, siguiendo con la vista el dorado cetro hasta que llegó al lado de su lecho.
Solo una palabra consiguió sacarlo de aquella curiosa impresión, ante la cual, la sola mención de ella le hizo sonreir amplia y divertidamente.

- Jugar, jugar, jugar!!! Siiiii!!! Tú y yo ... jugaremos todo el día, la la laa!! -

Comenzó a dar saltitos de felicidad, canturreando muy contento... la idea de jugar con su atractivo hermano y estar mucho tiempo cerca suyo le agradaba como nada en esta vida, pero de pronto se detuvo en seco, mirando al techo, con el dedito índice posado sobre sus labios mientras su rostro adquiría una hermosa expresión de concentración, mientras pensaba.

- Uhmmm!! Pero no sé si a tí te guste jugar a .... estoooo!!!! -

Se le avienta encima, tacleándolo sin previo aviso y con el golpe ambos cayeron sobre la mullida alfombra de pieles de tigre que adornaban la estancia del dios, rodando abrazado a él por los suelos como tronquito, mientras colaba sus manitas por su torso, haciéndole cosquillas y riendo alegremente sin parar. Así, abrazado y tan cerca de él, llegó hasta su olfato el aroma de la piel de su hermano ... nunca se imaginó que Dionisio emanara un aroma tan varonil y exquisito.
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Miér Ene 13, 2010 1:14 am

Los gestos del dios niño le hicieron sonreir de buena gana. Naturalmente Dionisio sembraba el pecado haya por donde pasaba, los mancebos inocentes se volvían bestais salvajes avidas de los mas bajos placeres, las doncellas de bondadosa sonrisa perdian esta transformandola en una perfida y maliciosa. Mas que el dios del vino, deberia llamarse el dios del pecado, casi competencia directa con el desaparecido Eros.

Apolo era uno de esos mancebitos tiernos a los que uno siempre quiere incarle el diente. La diferencia estaba en el amor fraternal que le tenia y tambien un poco en la casi orden de alejamiento impuesta por Zeus.
¿Pero donde estaba el grandullon ahora? Ahora aquellas palabras amenazantes quedaban lejos, olvidadas.

De una a otra el niño se puso a brincar con entusiasmo de un lado para otro, parecia un lindo cervatillo. Dionisio acentuo mas la sonrisa, procurando que pareciera una sonrisa y nada mas.

“Ay que lindo bocado” penso el mayor que no espero tal “ataque” por parte del peliblanco.
Se aprovecho de la situación, rodando con el joven mientras su carcajadas salian fuertes y casi fieras fruto de la repentina accion. Rodaron y rodaron por aquella acojedora alfombra, la risa del dios casi era incontrolable cuando las pequeñas manitas del contrario buscaron acrecentarlas, no desaprovecho la oportunidad de palpar aquella menuda silueta con sus grandes manos. El cuerpo del dios se encogio y retorcio algo hasta que finalmente el movimiento ceso y quedo Apolo bajo del pelirrojo. Este busco la manera para no aplastarlo pero no se aparto. Controlo su respiración, algo agitada por el movimiento y se fijo en sus imensos ojos oceanicos.

La estampa del menor era deliciosa, su pelito alborotado sin orden alguno por su frente y el color de su rostro hacian de su faz un poema de la belleza ingenua.
-Apolo Apolo…que travieso eres- susurro esbozando una ladina sonrisa y acerco su rostro al del contrario de modo que ambos labios tenian por distancia milímetros –¿Sabias que el mas dulce y delicioso vino tan solo esta en mis labios?- explico dejando que su calido y embriagante aliento saliera. Segundos después, segundos que parecieron eternos, se separo del menor quedando sentado sobre la mullida alfombra.

Pudo haberlo besado, pero Dionisio sabia lo que habia tras el vino, lo que quedaba tras el inicial desenfreno. Muchos perdian la cabeza, algunos hasta herian por placer, el pelirrojo penso que ver a su joven hermano bajo el dominio del vino seria el pecado mas grande que podria cometer.
-Podemos jugar- dijo rapido para evitar avalanzarse de nuevo hacia el -…Dime un animal Apolo- sugirió con una amplia sonrisa de tintes traviesos.
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Vie Ene 15, 2010 9:20 pm

Rodaron y rieron hasta cansarse, encantado con el constante buen humor que caracterizaba a su hermano mayor y que solo él soportaba sus juegos y compañía.
Su respiración agitada aumentó aún más al sentir como Dionisio quedaba sobre su cuerpo, siendo su primer instinto el posar sus manitas delicadamente sobre sus hombros, no como si quisiera apartarlo, sinó más bien, nervioso por aquella cercanía en que su aliento y el aroma de su piel semitostada embotaba su olfato.
Su estómago se encogió al ver aquellos labios tan cercanos a los suyos, tanto, que bastaba solo un milímetro más para que se juntaran. Entreabrió los suyos en un mudo suspiro, mientras los océanos de sus pupilas brillantes detenían su mirada sobre aquella boca que parecía dibujada a pincel por el más talentoso de los artistas, tan perfecta en su forma, tan delgados, delicados y rojos labios húmedos que casi se sintió tentado a probarlos él mismo, sin saber el origen de aquel impulso repentino y que por primera vez sentía. Al mismo instante, sintió sus mejillas arder, tiñéndose de una fuerte tonalidad color carmesí al verse atrapado por aquel tipo de pensamientos tan en desacordes a su forma inocente de ser.

Y casi lo hace, ignorando a toda lógica y pensamiento de su cerebro, solo atraído por algo inexplicable pese a su inexperiencia, de no ser porque el mayor se apartó a tiempo, pues quien sabe que desenlace habría tenido su atrevimiento, su osadía bien podría haberle costado el haber despertado las iras del dios del vino, tan querido para él, algo que no deseaba bajo ningún concepto, por no arruinar aquel momento tan ameno y encantador.

Se sentó sobre la alfombra, de frente a su hermano, intentando apartar aquellos pensamientos de su cabeza y aplacar la agitación de su respiración y la rojez de sus mejillas, fingiendo normalidad.
Pese a que parecía casi imposible, logró controlarse un poco cuando el otro soltó aquella pregunta, abstrayéndolo de aquel mundo recién descubierto, mirándolo un poco atónito, con una expresión de sorpresa plasmada en su rostro de muñeco de porcelana, trastocando la misma a una pensativa, mientras se llevaba el índice a los labios.

- Un animal .... Mmmhhh ... ¿Podría ser un tierno conejito? -

La expresión de su rostro se volvió arrobadoramente tierna y dulce al rememorar la imágen de tan pequeño y suave animalito que tanto le gustaba y enternecía.
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Jue Ene 21, 2010 2:36 pm

Le divertio lo que su insinuacion le habia causado el menor, pero el dios sol, supo aguantar el tipo, supo menguar su respiracion y supo.. "fingir que aquello no habia pasado", lo cual incito a Dionisio a insinuarse mas seguido, solo para saber hasta cuanto podria aguantar el menor, como una especie de diversion mas, en caso de volver a aburrirse. Asi era el..tentador, en competencia directa con su amigo Eros, del cual no habia sabido nada de el hasta despues de aquella "destruccion".

Su peticion le obligo a soltar una suave carcajada, poco despues se sintio terriblemente cautivado por esa dulzura y ternura, no solo el deseo de tentarlo le sobrevino, si no el deseo de abrazarlo con suavidad, de manera que nunca se separara de el. No tardo en convertirse en un conejito blanco y esponjoso, uno de angora, en donde sus curiosos bigotitos se confundian con el pelaje niveo de su cuerpo. De tamaño mediano, se acerco dando saltitos agiles hasta el regazo del menor y con sus patas delanteras, apoyandolas en su pequeño pecho, alzo su cuerpo blandito,

Con sus bigotes y con gracia, moviendo la nariz de un lado para otro, acaricio las mejillas del menor, buscando que este le devolviera los mimos que su condicion de animal le demandaba. El unico rasgo que conservaban del dios humano, eran sus ojos color purpura y brillantes.

Conejito ^w^
Spoiler:
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Dom Ene 24, 2010 12:26 pm

Nada más ver al adorable gazapo saltar a sus brazos con grácil agilidad, el pequeño Solcito le recibió riendo entre sus brazos. No tardó en acariciarlo, mimarlo y besarlo, así como juguetear con su pequeña colita redonda y sus largas orejitas tan suaves.

- Nyaaa!!!! Si que eres una cosita encantadora!!! Serás mío para siempre ¿Verdad, lindo conejito? Te pondré un bello lazo al cuello, y una medallita de oro con tu nombre y el mío, para que todos sepan que eres mi conejito amado ... no vaya a ser que el pesado de Ares intente hacerte guiso, mi pequeñito bebé. -

Tan embelesado estaba con la tierna criatura que olvidó por completo el hecho de que se trataba de su propio hermano que había adquirido aquella dulce forma.
Trataba al conejo como si fuera una mascota de su propiedad, arrullándolo con paternal instinto protector de solo pensar que Ares pudiera andar cerca e intentar comerse a su conejito como ya había intentado hacer antes con sus amiguitos conejos que vivían en los bosques de los elfos.

Levantóse del suelo, con el gazapito entre sus brazos, envolviéndolo cuidadosamente en ellos con tal de no lastimar a la delicada criaturita mientras canturreaba una alegre canción y hurgaba por el cuarto en busca de alguna cintita con que hacerle el prometido moño al cuello, hasta dar con una bella cinta de gasa que su hermano usaba para sostener las cortinas.
Peinó con las manos el pelaje del animalito, y colocó la cinta, que por cierto, le venía bastante grande al conejo. Aún así, Apolo pensaba que su peludo amiguito se veía lindo y que era el conejo más hermoso del Universo.
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Jue Ene 28, 2010 12:03 pm

Esta era la unica forma en la que el dios Dionisio podia reflejar una inocencia no arraigada. ¿Quien no podria encariñarse con un conejito de grandes ojos violaceos? El incesante ronroneo de su cuerpo era la respuesta correcta a las caricias que recibia. Dejo que el pequeño jugara con el, sabia que en sus manos recibira muchos mimos, aunque lo del lazo desde luego no se lo habia esperado. Sintiendo una gran necesidad de reir solo pudo mover sus bigotitos asi como la nariz, disconforme con el canivalismo de Ares.

El suave movimiento al ser mecido estaba adormilandolo, sus brazos eran pequeños pero calidos, y en la forma de colegio, dificil evitar que Morfeo le llevase a sus comodos brazos. Al abrir las orbes interrumpiendose su sueño por el traqueteo al que fue sometido se contemplo con algo alrededor de su cuello, una cinta que a juicio de Apolo le quedaba como un guante.
Si bien Dionisio se sintio un tanto ridiculo al olvidarse durante un breve lapso de tiempo de su condicion peluda, salto de los brazos del pequeño dios sol y brincando graciosamente fue hasta la puerta de su templo.

Volteo su rostro entonces hacia el dios y sus ojos purpuras brillaron en un destello fugaz queriendo darle a entender que queria jugar con el al escondite. Sin mas avanzo rapido y saliendo finalmente del templo se oculto tras la escultura del mismo dios del vino, que se encontraba al lado izquierdo de la entrada. Aguardo paciente, pero de pronto encontro un escondite mejor al alzar la vista. Se transformo entonces en agil felino, aunque de pequeño tamaño y trepo por la piedra hasta llegar a la copa que sujetaba la estatua. Se refugio pues en ella, pero el gatito era demasiado grande y su cola asomaba por ella delatando su posicion.

gatito *w*
Spoiler:
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Apolo el Vie Ene 29, 2010 7:37 am

Una graciosa mueca de sorpresa es la que se reflejó en el rostro del pequeñuelo y sus labios se redondearon en una perfecta O muda cuando, sin previo aviso el pequeño saltó de sus brazos hasta el suelo. Evitó una risita, cubriéndose los labios con las manos al verle brincar hasta la puerta, moviendo graciosamente esa pequeña y esponjada colita de algodón mientras esperaba que la cinta que había colocado al cuello del gazapito no se enredara en sus patitas ... ciertamente la cinta era enorme, aunque para él seguía pareciéndole perfecta.

No le perdió de vista hasta que el conejito volteó a mirarlo, y siguió su camino, como esperando que le siguiera para iniciar un divertido juego de escondite.
Le siguió en cuanto el conejito hubo desaparecido tras la puerta, intrigado por la curiosidad de saber a que sitio se había ido a esconder y su instinto le llevó hacia una enorme estatua de Baco justo afuera del cuarto de su hermano ... rodeó la estatua y ...

- Te pi .. llé!! ... uhh? No tá!!?? -

... Nada. Caminó unos pasos hasta otra de las enormes esculturas de mármol que adornaban los pasillos, rodeándola .. nada tampoco. Tras la puerta que daba a los jardines colgantes ... tampoco.
Buscó y rodeó cada pilar que sujetaban los altos techos, y no hayó al pequeño conejito suave y gracioso.

- Yuki ... Yukiiii!!! ¿Donde te has metido, pequeñito mío? -

Yuki ... así es como había decidido llamarle a ese conejito tan blanco que le recordaba la nieve que su padre Zeus a veces solía crear para su diversión, ahora intrigado por no haberle encontrado. Un poco frustrado, caminó de regreso hasta la estatua de Baco y se paró muy derechito delante de ella, con ambas manos cruzadas tras su espalda y balanceando su cuerpo entre la punta de sus piecitos y talones, como si deseara preguntarle algo a la viva imágen de su hermano mayor, cuya esfigie marmoleada parecía tener vida propia. Se llevó un dedo a los labios, pensativo ... la estatua era bastante alta, pero la copa que sostenia su mano estaba a la altura de su cabeza.
Fijamente comenzó a mirar la estatua, grabando en su memoria cada detalle de ella ... ciertamente la esfigie de su hermano tenía una estampa gallarda y majestuosa, pero pensó que era mucho más dulce, lindo y guapo en persona ... la esfigie blanca lucía algo fría a pesar de lo real que esta se veía, pero su hermano ciertamente era mucho más cálido, sobre todo al abrazarlo ... sus abrazos eran tan agradables.
Con estos pensamientos divagando en su joven mente, comenzó a rodear un poco la estatua hasta quedar debajo de la copa.
De pronto, de la nada, surgió una larga, suave y dorada colita colgando de la copa que se paseó por su rostro con movimientos oscilantes, haciéndole cosquillitas en la nariz.

- A ... aaa.... achúuuus!!! -

No pudo evitar el gracioso estornudo ante aquel peludito estímulo en su naricilla pequeña y respingona.
avatar
Apolo

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 17/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Dionisio el Mar Feb 02, 2010 12:50 pm

Expectante aguardo, mas su instinto felino le empujo a jugar con la cinta que colgaba a sus pies, jalandola con los dientes mientras la sostenia fuertemente con las garras y a consecuencia de ello mano de la copa del dios Bacco un extraño ruidito de felino jugueton. Sus orejas se pararon en alto al escuchar la dulce voz del niño buscandole y la paciencia de Dionisio empezo a fallar. "Tranquilo" se dijo cuando estaba apunto de alzar al cabeza para delatar su posicion.

Para cuando se percato de que la cola no podia ocultarla ya fue tarde, el estornudo y la sensibilidad de esta le hizo comprender que ya habia sido encontrado. Se removio y situando las patas delanteras al borde de la copa alzo su rostro felino de modo que solo se veian sus puntiagudas orejas paradas con atencion y sus grandes ojos felinos, igualmente de color purpura.

Un maullido debil resono haciendo eco en la copa, interiormente rio a carcajadas motivado por la diversion tan tierna que le provocaba Apolo y con agilidad felina bajo de la copa y llegando al suelo, rapidamente se restrego contra las piernas del dios Sol de la forma mas zalamera posible. Alzando su cuerpo gatuno, engancho las uñas al borde de la tunica haciendole entender que deseaba ser cogido de nuevo. Solo la cercania del niño le provoco un fuerte ronroneo, sus maullidos fueron audiblemente bellos, tipicos de un cachorro gatuno.

A Dionisio le encantaba jugar a ser esos cachorritos por que nadie sospechaba de un lindo cachorro asi como nadie le negaba mimos.
avatar
Dionisio

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 10/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dias de vino (privado)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.