La sombra de Mephisto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La sombra de Mephisto

Mensaje  Mephisto el Sáb Ene 23, 2010 10:44 am

*Imagen del personaje (como minimo una)

Forma humana.
Spoiler:

Forma Dragón.
Spoiler:

*Nombre completo y apodo (en caso de tenerlo): Mephisto (Abreviación de Mephistopheles).

*Edad aparente: Entre 19 a 23 (Aspecto humano).

*Edad real: Mas de 1000 años.

*Orientación sexual: heterosexual.

*Lugar de nacimiento: En Niflheim mas específicamente en una cueva ubicada en una montaña de Abgrund.

*Raza y clasificacion (dentro de la misma en caso de tener): Hombre Dragón (Dragón Sombra).

*Rango u Oficio: Un simple viajero

*Descripcion fisica: (que concuerde con la imagen lo mayor posible)
Humano: De cabello color blanco pero curiosamente rostro algo “aniñado”, ojos inexpresivos color grisáceo y generalmente una mirada perdida, complexión física normal, estatura entre 1.75 y 1.80, color de piel claro, la vestimenta es una especie de traje color blanco con algunos bordes color negro, en las manos terminados en algo similar a unos guantes y con un par de símbolos bastante peculiares, esa vestimenta adornada con un grupo de pequeñas cadenas que dan un aspecto peculiar casi queriendo parecer una armadura.
Dragón: De escamas tan oscuras como la noche, ojos de un color ardiente como carbones encendidos, el pelo que baja desde la cabeza y cae sobre la altura de los hombros, unas protuberancias en la espalda salientes y de considerable tamaño terminadas en punta como lanzas, ciertos asentamientos en algunas partes de su cuerpo que realzan las escamas, colmillos sumamente afilados y bañados en el ácido de su boca, garras de tamaño común para un dragón de su edad.

*Descripcion psicologica:
Humano: Alguien serio y reservado, no gusta convivir mucho con los demás y prefiere en gran medida buscar sitios solitarios (Varía mucho esto), tiene un gran interés en aprender siempre cosas nuevas y mejorar en todos los aspectos posibles, una constante lucha interna es librada y atrae conflictos entre ambas partes (humano/dragón) por caracteres opuestos.
Dragón: Sumamente violento y amante del caos, el sufrimiento es como el elixir de su vida y entre mas pueda producir mayor es la sonrisa en su interior, parece de lo más difícil de creer que sea aquel que alguna vez tuvo forma humana, guarda un gran rencor contra el mundo en general y quizás también la naturaleza de su propia especie (entiéndase su color) atrae ese gusto por el sufrimiento ajeno, altanero y capaz de sacar de quicio a muchos sin embargo, siempre sabe respetar a un buen rival.

*Habilidades (las de su raza):
-Volar aún cuando es carente de alas en forma de dragón y en forma humana puede levitar un poco aunque no a gran altura y durante periodos no muy largos de tiempo.
- Lanzar fuego aunque no en forma natural sino unas llamas color negro y chorros de ácido sumamente corrosivos capaces de derretir las rocas aunque no demasiado fuerte contra el acero.
- Como dragón negro (o sombra en este caso) tiene habilidad para manipular sombras a su alrededor y camuflarse perfectamente en ellas además, puede convertirse el mismo en sombra o ciertas partes de su cuerpo aunque esto al terminar lo deja sumamente débil y en varias ocasiones vulnerable por un cierto periodo de tiempo (mientras se recupera).
- Transformación de Dragón/humano y viceversa a voluntad.

*Armamento y joyas mágicas:
Arma común: Hacha ligera
Spoiler:

El hacha fue creada por Elfos y es sumamente liviana por lo que es fácil de manejar, sus hojas son no muy grandes ni muy gruesas pero si sumamente afiladas hechas de moda tal, que pueden golpear hasta con rocas sin perder mucho filo por lo que atraviesan de un modo limpio la carne.

Arma mágica: Látigo metálico de fuego de Balrog
Spoiler:

Como el nombre lo dice es un látigo hecho de metal que se prende en llamas (por un hechizo mágico de fuego pero por un corto periodo de tiempo) con solo una orden, una vez que se lanza un ataque con el puede aumentar de tamaño (largo hasta de aproximadamente 10 mts.) y si traspasa algo, las llamas pueden ser disparadas directamente dentro del cuerpo o lo que atraviese su punta, su dirección es controlada por la mente del portador (aunque con la distancia se comienza a descontrolar) y es irrompible.

Joya mágica: Ojo de la ilusión
Spoiler:

Esta joya lanza un rayo que en caso de dar en su víctima produce una poderosa ilusión con la que el portador puede alterar la realidad para aquel que recibe su efecto.

*Historia: cuenta algo de su pasado y de su presente. (minimo cinco lineas)
Nacido en una fría cueva de un huevo sumamente peculiar, las sombras lo cubrían por lo que su calor fue el único que pude sentir en ese inhóspito lugar, nunca supe quienes serían mis padres pero desde el momento que rompí el cascaron supe que era distinto a todos, estaba dentro de una camada de dragones rojos y al haber notado la peculiaridad de mis escamas fui echado sin la posibilidad de volver y nunca supe que fue lo que pudo haber pasado o como terminé en ese dilema. Mis primeros años de vida transcurrieron sin muchas novedades, luchaba por sobrevivir y me alimentaba de lo que podía, toda criatura que cayera en mis fauces no encontraba mas que una muerte dolorosa y yo un festín que me ayudaba a ponerme de pie al día siguiente, fui básicamente un alma errante sin lujos y sin honor, aprendí de la forma mas cruel de la vida pues lo único que podía aprender era a sobrevivir y solo eso, me alejé completamente del sitio que me vio nacer y luego me dio la espalda, caminé por toda clase de tierras en busca de un motivo, una razón o algo que le diera sentido a mi vida, en el camino me topé con varios hechiceros de los cuales no hablaré pues ahora no son mas que recuerdos del alimento de un día mas, todos me conocían simplemente con el nombre de Mephisto y aprendí algunas cosas de todos pero realmente no confiaba en ninguno así que los terminé devorando, poco a poco sentía como la vida me había tratado de lo peor por lo que mi odio se veía reflejado en el trato que daba a los demás, no me gustaba la compañía y me di cuenta que para sobrevivir en este mundo constantemente cambiante y lleno de retos lo único que podía hacer era armarme de poder, ese deseo me llevó a explorar los sitios de perdición, mezclarme con toda clase de seres demoniacos cuyas metas no eran muy distintas a las mías aunque en realidad, nunca me consideré como ellos, aprendí a desarrollar el gusto por la guerra, la lucha y la matanza en general, ver sufrimiento llenaba mi existencia vacía de al menos un poco de lo que nunca tuve antes, una sonrisa.
Después de quizás siglos de regocijarme en las mas bajas pasiones inimaginables y rodearme de perdición, las cosas se comienzan a volver monótonas y hasta aburridas en veces, no me divertía como antes el ser yo mismo y tal vez pensé yo, a mi vida le hacía falta algo nuevo, un pequeño cambio el cual me diera algo nuevo en que pensar y un verdadero motivo por el cual continuar viviendo. Mis respuestas no quedaban claras por mas que buscara, ninguna respuesta hasta un día particular en mi vida donde me di cuenta, esta podía aún cambiar y quizás encontrar motivos no era lo que necesitaba, tan solo necesitaba descubrir quien me ayudara a resolver esas incertidumbres arraigadas a lo mas profundo de mi ser.
Mi búsqueda me llevó a internarme a tierras élficas, era sin duda un sitio bastante peculiar y lleno de misterio y magia, era un sitio del cual quería salir antes de que algo raro se me pegara, caminé mucho pero me mantenía alejado de la ciudadela principal, entre los bosques pasando escondido con los árboles, de pronto un día que estaba ya muy agotado hasta mis oídos llegaron unos gritos, me levanté como pude y me acerqué con cuidado hasta quedar tras un enorme grupo de árboles, frente a mi vi como un grupo de tres criaturas de lo mas extrañas y asquerosas acorralando a alguien, en un principio me hubiera dado lo mismo y simplemente hubiera dejado que continuaran pero entonces, fue cuando la vi por primera vez y desde entonces, su imagen quedó grabada en mi memoria hasta el momento. Una elfa quedó acorralada y esas cosas corrían tras de ella y vi como una se lanzó, “Está acabada”, pensé yo al ver a la criatura con la boca abierta directo a donde quedó, una pared de roca le detenía el paso pero justo cuando pensé vería un asesinato, la víctima cambió de roles con sus cazadores, sacó un bastón muy extraño pero al darle unos cuantos pases justo cuando esa abominación estaba frente a ella, pasó su instrumento por enfrente de esa cosa y pensé que de ninguna manera podría hacerle daño pero no sabía lo equivocado que estaba, justo cuando me di cuenta apenas y pude ver como esa cosa era partida en dos y cuando me volví a fijar, vi como un par de hojas sumamente afiladas al parecer salieron de ese bastón que tenía en sus manos, las otras dos se quedaron algo perplejas al parecer pero luego avanzaron y la elfa cayó, al parecer se encontraba débil y vi como en un costado tenía una herida, seguramente se había resignado a morir ya y me hubiera dado lo mismo que muriera ahí o no pero por alguna razón, por primera vez sentí tenía que intervenir en algo que verdaderamente dejara algo de lo cual pudiera hablar.
Justo cuando una de esas cosas la iba a morder lancé un chorro de ácido que comenzó rápidamente a perforar su piel, la otra criatura volteó y se lanzó contra mi pero bastó solo un puñetazo para lanzarlo hasta la roca, golpeó y avancé hacia ellos cuando de pronto, sentí que alguien mas se acercaba y mi sorpresa fue enorme al ver una cosa de esas pero de mayor tamaño, al abrir su boca expulsaba mas de esas criaturas así que pensé sería divertido después de todo, sin dudarlo lancé un chorro mas de ácido pero caía sobre los de mayor tamaño y el mas grande se mantenía protegido, decidí entonces comenzar con un ataque cuerpo a cuerpo y me lancé al ataque, mis garras no estaban completamente desarrolladas en ese entonces y atravesar sus pieles era algo mas complicado de lo que yo pensaba, no me rendí y finalmente me deshice de los subordinados para ir por el mayor, antes de soltar a otro logré introducir mi garra dentro de su boca y sentí como mordió mi brazo, sentí mucho dolor y traté de golpearlo en la cabeza pero no podía por mi posición, ni siquiera podía lanzar mi ácido por como me encontraba, no podía concentrarme y pensé sería mi final en ese momento sin embargo, una voz dentro de mi cabeza me hizo reaccionar, de pronto unas palabras fueron pronunciadas y fue cuando comencé a conocer realmente mis poderes, lo primero era retirar mi brazo de la boca de esa cosa y para ello usé algo que jamás hice antes, de pronto se convirtió en una sombra que salió de su boca sin problemas y al hacer esto, quedé en la mejor posición con la cual, lancé mi mas poderoso chorro de ácido que dio en el rostro de esa cosa acabándola poco a poco, caí agotado y perdí la noción del tiempo con los cuerpos de todas esas cosas comenzando a pudrirse a mi alrededor. Cuando desperté no me encontraba solo sino que esa elfa me acompañaba y al parecer hacía atendido la herida en mi brazo pero entonces al verlo, noté que ni siquiera era yo realmente, algo extraño me había pasado y vi mi cuerpo cambiado, ni siquiera se como ocurrió pero cuando me di cuenta había perdido mis escamas, ahora mi cuerpo era recubierto por una piel y esta por unas extrañas ropas, miré en todas direcciones confundido pero al tratar de articular palabra alguna, supe que esa voz era la misma que había oído antes y de cierto modo me había “Ayudado” a salir del problema con esa cosa, miré confundido pero entonces esa elfa se acercó ami y tomó mis manos, sentí su calida piel y la mía juntas cosa que no hubiese sido posible con mi armadura natural, de pronto miré hacia enfrente y ella tenía la cabeza abajo, al parecer estaba llorando y aunque generalmente eso no me hubiera importado en lo más mínimo, ya había ocurrido bastante como para simplemente ignorarlo.
“Qué te sucede?”
Le pregunté entonces mientras trataba de liberar mis manos pero sin resultado alguno.
“Eso que te perseguía se ha ido ya, dudo mucho que quede otro de ellos así que, puedes irte a casa”.
Me dijo que estaba escapando y no quería volver a su hogar, que no era feliz y por eso estaba huyendo, su voz era tan cálida y dulce, pero extrañamente se quebró un par de veces mientras me decía esas cosas, yo no sabía que ocurría así que solo no quise prestar mucha atención sin embargo, en ese momento el sol ya comenzaba a ocultarse, pronto anochecería y sabía era un sitio peligroso y yo generalmente, solo hubiera buscado la forma de volver a ser un dragón pero sabía ese lugar podría ser peligroso en caso de dejarla solo y mas en ese estado, no sentía el más mínimo interés por ella (en ese momento) pero la vida y el destino juegan de un modo muy extraño con nosotros, me decidí quedar a su lado por lo menos hasta que amaneciera y saber que hacer después, la tomé y me puse de pie pero ella seguía sin levantar el rostro, en ese momento la luna ya se ubicaba sobre ambos y su luz se reflejaba de un modo espectacular sobre sus cabellos azulados y brillantes como el cristal, sus ojos eran verdes y resplandecientes sin duda alguna, llenos de vitalidad y yo no sabía porque razón pero solo quería permanecer a su lado en ese momento y olvidarme que tenía que continuar aunque en ese momento ignoraba completamente, que a partir de ese momento había encontrado algo que verdaderamente siempre desee tener. Caminamos hasta llegar a una cueva cercana, nos quedamos dentro y solo la vi como se sentó en un rincón y al parecer no había terminado de llorar, salía a buscar algunos leños afuera y con ellos hacer una fogata para calentarnos, cuando volví la pude ver recostada finalmente, dormía como al parecer tenía mucho que no lo hacía, me acerqué y coloqué todo cerca de ella. Prendí el fuego y me quedé sentado montando guardia para no recibir ninguna sorpresa desagradable esa noche, de vez en cuando volteé la mirada hacia ella y por alguna razón cada que lo hacía, sentía que algo se revolucionaba dentro de mi, mi rostro tomaba un aspecto extraño y cuando me di cuenta, estaba sonriendo tan solo de verla, placidamente dormida y tan “Hermosa” pensé en ese momento “Pero qué pasa conmigo?, qué cosas estoy diciendo?”, me dije ami mismo tratando de recuperar la cordura que pensé estaba perdiendo en ese momento, al verme atrapado en tan incomoda situación me puse de pie y estuve apunto de irme pero entonces, justo cuando estaba apunto de salir algo me detuvo, cuando me di cuenta tenía sus brazos rodeando mi cintura y su cabeza recargada en mi espalda, agaché mi cabeza y miré sus manos entrelazadas frente a mi, evitaba que me fuera y por alguna razón, yo tampoco me quise ir tan solo tomé sus manos y volví a entrar para permanecer ahora a su lado.
La noche pasó rápido y no tengo memorias de que pasó en ella, cuando desperté estaba sentado, recargado en la pared de la cueva y todo parecía normal, todo excepto esa compañera que había aparecido en mi vida el día anterior, ella permanecía profundamente dormida pero recostada en mi pecho, sus manos descansaban en mis hombros y su rostro finalmente dibujaba una sonrisa, el mío aunque por dentro sentía una inmensa paz no expresaba felicidad o desdicha alguna, respiré profundamente y ella despertó, se apoyó en mi y sentí una cálida sensación recorrer mi cuerpo, con sus manos aún sobre mis hombros se alzó y me dio un beso en la mejilla, eso me dejó completamente perplejo, jamás había sentido algo así y justo cuando estaba apunto de decir algo, puso su dedo sobre mis labios y pego su frente con la mía, entonces supe que algo raro estaba sucediendo aquí pero en ese momento y durante los meses que siguieron no quise prestar atención a ese detalle, solo pasaba el mayor tiempo posible con ella, viajamos lejos de esas tierra y de donde supuse se encontraría su hogar, nunca lo supe en ese momento porque jamás me lo contó pero bien, ella tampoco sabía que bajo esa piel humana se ocultaba una bestia llena de odio y rencor hacia el mundo, una conciencia oscura que había quedado dormida casi en su totalidad desde que estoy con ella.
Todo parecía perfecto, la elfa pasaba su tiempo conmigo y aunque me di cuenta que no sabía nada de su vida ni ella de la mía, nos estábamos entendiendo perfectamente, quizás mas de lo que nunca hubiese podido imaginar siquiera pero por desgracia, no todo en esta vida es perfecto, no todo podemos esperar sea felicidad. En uno de nuestros viajes llegamos a un mercado, estábamos caminando observando todos los puestos cuando de pronto, un grupo de elfos con armaduras pasaron cerca de nosotros cargando unos extraños pergaminos, mi compañera parecía estar algo alterada en ese momento y al parecer quería alejarse de ese lugar, tenía una capa puesta que con su gorro cubría su cabeza y me jalaba del brazo para irnos de ese lugar, estuve apunto de hacerlo cuando de pronto, escuché mencionar a esos elfos que llegaron al puesto a nuestras espaldas que buscaban a una traidora, a alguien peligrosa a quien tenían que ejecutar, no pensé en nada en ese momento pero entonces uno de ellos se acercó a nosotros y justo antes de llegar, ella salió corriendo, traté de alcanzarla pero fui derribado por cuatro de esos elfos y en ese momento por alguna razón no pude liberar mi forma de dragón una vez mas, pensé que tal vez pasé tanto con aspecto humano que ya no recordaba como volver a ser yo una vez mas, me encadenaron y llevaron a un carruaje al parecer para prisioneros, luego de estar ahí dentro durante un día viajando, me hicieron bajar y me llevaron hasta un calabozo, a mis oídos llegó la noticia de que a ella la capturaron no muy lejos de donde me atraparon a mí y que esa noche sería ejecutada para acabar con un mal que había caído sobre su gente, al parecer la hacían a ella responsable, luché contra mis ataduras pero nada pude hacer, mi transformación aún no respondía y me tendría que terminar resignando a que la perdería seguramente para siempre aunque de haber sabido como terminaría todo, ni siquiera hubiera tratado de liberarme.
Me llevaron al caer la noche a presenciar la ejecución, al parecer vieron que estaba tan interesado en ello que sería como mi último deseo ya que después, también yo sería ejecutado, el ritual era sencillo tan solo necesitaban clavar una daga envenenada en ella para darle la muerte necesaria para aliviar las penas de todos, yo no quería ver eso pero me obligaban a hacerlo y llegó el momento, un ser se colocó frente a ella y sujetó con fuerza el arma, la colocó a la orilla de su estomago y justo cuando la introduciría, las hogueras alrededor de ellos comenzaron a arder con una llamarada oscura que de pronto, por un segundo pareció alcanzar los cielos, mi pecho sintió una fuerte opresión y una voz habló dentro de mi cabeza, una voz que me ordenaba dejarle salir, a partir de ese momento sería un pacto entre mi forma de dragón y mi forma humana, la forma de salvarla de ellos era dejándolo libre una vez mas y yo sabía tenía razón, volvió a hacer un intento mas por terminar con la vida de mi compañera pero entonces, rompí mis cadenas y corrí hasta el lugar, algunos guardias trataron de detenerme pero las sombras que me rodearon en ese momento soltaron su poder y mi forma de dragón poco a poco, cuando llegué hasta el lugar solo dejé salir mis oscuras llamas sobre todos los que pude, fue una matanza como jamás había visto antes, los cuerpos de mis rivales que inútilmente y con movimientos torpes trataron de alcanzarme terminaron fundidos en medio de mis llamas, terminé tan agotado que apenas pude mantener mi transformación a ese nivel, poco a poco me sentí agotado hasta casi perder el conocimiento pero no me rendí en ese momento, logré evitar la muerte de ella pero no sabía lo que ocurriría después, no imaginé que ese sería el final de toda nuestra historia y el verdadero comienzo de la mía. Al llegar con ella vi su rostro agachado como cuando la conocí, apenas podía conservar un poco de mi conciencia humana pues ahora volvía a ser un dragón completamente, traté de decirle algo pero todo era inútil y aunque de cierto modo ambos nos escondimos algo durante todo el tiempo que pasamos juntos, pensé que era mejor dejar así las cosas, estaba apunto de irme cuando ella me pidió que la desatara, accedí y entonces me dijo que algo me estaba esperando, el lugar era la cueva donde habíamos estado ella y yo, le pregunté algo confundido de que hablaba pero no tuve forma de explicar lo siguiente que ocurrió, tomó la misma arma con la que querían asesinarla y la clavó en su corazón, como pudo metió la mano en el y me entregó la joya que hasta el momento guardo y llevo siempre conmigo. Con el tiempo aprendí a crear ilusiones con su magia, yo igual estuve atrapado en una ilusión bastante tiempo, esa que viví a su lado y de la que sabía tendría que despertar. Finalmente terminó desplomándose y me transformé una vez mas ya que controlé mi ira para estar con ella, la sostuve en mis brazos y sentí sus últimos respiros antes de no volver a ver sus ojos nunca mas, partí en busca de lo que me hubiera dejado en aquella cueva y mi sorpresa fue grande al descubrir que se trataba de su arma misma la cual, meses antes vi en acción esa hacha tan ligera y poderosa, comencé nuevamente solo y en mi camino me encontré con algunos hechiceros que me hablaron de la “Atrocidad” que yo había cometido pero como mantenía mi aspecto humano nadie sabía que ese dragón negro del que hablaban era yo, opté por darme una nueva vida y buscar mi verdadera razón de ser y siempre que veía esa joya que quedó en mis manos, recuerdo su mirada y es cuando me debato entre ir por un camino o quizás por el otro, con mi dragón interno aún sigo teniendo conflictos pues es parte de una conciencia que me es difícil controlar y como humano que es como prefiero pasar la mayoría de mi tiempo, he perdido toda esperanza y todo deseo de seguir adelante pues me rehúso a dejar atrás mi pasado, ese en el cual realmente por un tiempo logré ser feliz, entre mis viajes vi muchas cosas, en las tierras de los enanos conseguí mi látigo mismo que contaban arrebataron a un autentico Balrog que habitaba en lo que deseaban ellos se convirtiera en una mina. Ahora yo nuevamente estoy inmerso en un mar de dudas y me veo buscando de nuevo lo mismo con lo que comencé “Poder”, sin embargo por mas que consigo nunca he podido volver a sonreír, creo que realmente no he terminado de descubrir que es eso que tuve antes y ahora no llega hasta mi para terminarme de hacer feliz o por lo menos, describirme que fue realmente aquello que perdí y que nunca supe como interpretar.
Es mi falta de respuestas e inexperiencias lo que me ha hecho percibir gran rencor hacia todo mundo sin embargo, muy en el fondo aun conservo algo de lo que perdí pues deseo recuperar lo que posiblemente siempre había deseado tener, es una búsqueda constante y llena de dudas e incertidumbres acerca de quien soy y cual es mi razón de ser, quiero descifrar los enigmas en mi vida y aprender cual vida es realmente la que deseo vivir, siempre me consideré una sombra en la vida sin saber que la vida se convirtió en la sombra en mi destino.

*Hobbies: Amante de la música y las artes en general pues en eso he encontrado una ventana a otra realidad

*Metas y sueños: Descubrir el propósito de mi vida (?)

*Otros datos: Tan solo el deseo por respuestas da la fuerza suficiente para seguir de pie y si se me niega, estoy dispuesto a luchar por encontrarlas, como víctima de un constante conflicto interno difícilmente se despierta la confianza en alguien mas.
avatar
Mephisto

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La sombra de Mephisto

Mensaje  Admin el Vie Feb 05, 2010 10:03 am

FICHA ACEPTADA.
avatar
Admin
Admin
Admin

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2009

Ver perfil de usuario http://landofgods.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.